¿Cuál es la historia de la empresa de pagos Worldline?

¿Cuál es la historia de la empresa de pagos Worldline?

En el sector de los servicios de pagos y transacciones financieras, el grupo francés Worldline es actualmente el líder del mercado en Europa y el cuarto en el mundo. ¿Cómo se ha llegado a esto? ¿Cómo es el crecimiento de esta empresa a lo largo de los años?

Los primeros años con mérito en la Carte Bleue

Worldline comenzó con el nombre de Sligos en 1972 y está fuertemente vinculada a la aparición de la Carte Bleue, la clásica tarjeta de débito francesa de las décadas siguientes. Se trata de la fusión de Cegos Informatique (existente desde 1962) y Sliga (la empresa de procesamiento de datos dentro de Crédit Lyonnais desde 1970) en una nueva empresa de pagos, todavía controlada por uno de los mayores bancos de Francia, Crédit Lyonnais. El Landesbank de Francia tuteló a Sligos para que desarrollara los procesos de pago de la Carte Bleue, y no mucho después, en 1975, Sligos procesaba 2,5 millones de transacciones de pago al año. En 1980, estas cifras habían aumentado a 30 millones al año; la tarjeta bancaria había sido ampliamente aceptada. En la década de 1980, Sligos aprovechó el desarrollo del microchip e introdujo las transacciones de pago con tarjetas «inteligentes» que utilizaban números pin para la autorización, lo que supuso el declive gradual del proceso que implicaba la lectura de la banda magnética y la firma manual. A finales de la década, se habían emitido 50 millones de tarjetas bancarias de tipo nacional «Carte Bleue». En principio, esto marcó la aceptación a nivel nacional de un medio de pago electrónico en Francia. Francia estuvo a la vanguardia de la popularización de las tarjetas inteligentes en Europa. Pero no fue hasta 2003 cuando las Cartes Bleues adquirieron un uso más allá de las fronteras nacionales con la adaptación a la norma internacional EMV. En 2010, desaparecieron en favor de Visa.

Expansión al extranjero y fusión con Axime para formar Atos

En los años 90, Sligos (más tarde Worldline) comenzó a expandirse más allá de las fronteras de Francia, adquiriendo la empresa británica Signet en 1991. Hubo más adquisiciones en Alemania (Grupo Marben), Italia y España hasta mediados de los años 90. Durante un periodo de reestructuración y venta de subdivisiones, como la de producción de tarjetas inteligentes, el siguiente acontecimiento importante en la historia de Sligos se produjo cuando, a propuesta de su competidor Axime, se fusionó con éste en 1996. Bajo su antigua denominación Sodinforg (antes de 1993), Axime se había convertido en el tercer desarrollador de sistemas de pago con tarjeta inteligente de Francia. Axime también ha experimentado un aumento constante de los pagos electrónicos mediante la adquisición de otras empresas similares a Sligos, pero eso no será de interés aquí. Axime se ha hecho un nombre, especialmente en el sector bursátil, con programas informáticos y sistemas electrónicos. Tras la fusión, Sligos y Axime operaron bajo el nombre de Atos a partir de septiembre de 1997.

Con el nombre de Atos a la cabeza del continente

La fusión fue seguida inmediatamente por una nueva reorganización, con la creación de cuatro divisiones clave: Servicios, multimedia, externalización e integración de sistemas. Las divisiones que no encajaban en estas cuatro divisiones fueron desinvertidas. Entre ellas se encontraban empresas de venta de equipos informáticos, de marketing directo y de desarrollo de software para la interconexión de redes. Se adquirió Sesam (Italia), y otra importante fusión convirtió a Atos en Atos Origin tras la adquisición de Origin (procedente de Royal Philips Electronics) en 2000. Ahora el grupo puede presumir de ser el número 3 entre todas las empresas de TI de Europa, con una facturación anual de 2.800 millones de euros en ese momento. En aquel momento, había una tendencia a combinar la integración de sistemas con los servicios de consultoría. En 2002, KPMG Consulting, con sus actividades en el Reino Unido y los Países Bajos, se integró en el grupo. Ese mismo año, una importante operación en los Países Bajos fue la adquisición de casi todas las operaciones informáticas de KPN, por el equivalente a mil millones de euros. A finales de 2003, Atos Origin se hizo con la propiedad de SchlumbergerSema, el principal proveedor de servicios informáticos para la industria petrolera. Esto iba a ser una puerta para penetrar en el mercado chino, ya que SchlumbergerSema traía consigo importantes contratos de apoyo, concretamente con seis de los diez bancos chinos existentes que emitían tarjetas de crédito. Sobre esta base, Atos Origin planeó expandirse aún más en China y cuadruplicar sus operaciones allí para 2006. En 2004, el nombre Worldline apareció por primera vez cuando Atos creó una nueva división para sus servicios de pago y en línea, llamada Atos Worldline.

Atos Worldline crece hacia la autonomía

Dos empresas belgas pasaron a ser propiedad de Atos Worldline en 2006: Banksys y BCC. El primero se encargaba de asegurar los pagos electrónicos en Bélgica, y el segundo regulaba los sistemas de pago de Visa y MasterCard en Bélgica. Esta operación tuvo un volumen de negocio de 309 millones de euros. El director general Bernard Bourigeaud, que había estado al frente de Atos desde los tiempos de Axime, cedió las riendas en otoño de 2007 a Philippe Germond, que ocupó el cargo hasta 2008, cuando dejó paso al veterano director general de Atos Thierry Breton (hasta 2019, actual comisario europeo de Mercado Interior). De la India, Atos Worldwide recibió Venture Infotek, que gestiona los procesos de pago entre comerciantes, bancos y la administración de ese país, por 100 millones de euros en 2010. Al año siguiente, la división de servicios informáticos de Siemens se unió a Atos Worldline, seguida en 2012 por Quality Equipment, una empresa holandesa de pagos electrónicos. En 2013, Thierry Breton consideró que Worldline era tan importante que se le dio más autonomía dentro de Atos, mientras que la empresa matriz Atos Origin seguía siendo accionista al 100% de esta filial escindida, Worldline.

Desvinculación de Atos y últimas etapas de crecimiento

Los esfuerzos de expansión constante continuaron bajo el último nombre: de nuevo una empresa holandesa fue objeto de una adquisición; Equens se unió a Worldline en noviembre de 2015, aunque en el primer paso solo algo menos del 64% de la nueva equensWorldline era propiedad de la propia Worldline. En el verano de 2017, la empresa sueca Digital River World Payments pasó a manos de los franceses de Bezons, la sede de Worldline en las afueras de París, por 37 millones de dólares. Luego, First Data Baltics, de Lituania, fue absorbida por 73 millones de euros. Sin embargo, estas adquisiciones palidecen antes de la posterior compra de SIX Payment Services, la rama de servicios de pago de la bolsa suiza, que supuso 2.300 millones de euros para Worldline. Se dice que esta transacción en mayo de 2018 ha impulsado los ingresos de Worldline en un 30%. Al año siguiente, Worldline se independizó por completo del grupo matriz Atos, cuya participación se redujo al 27%, al reorganizar su accionariado. Las últimas adquisiciones importantes fueron Ingenico, líder mundial en la fabricación de dispositivos para pagos electrónicos (febrero de 2020) y el proveedor de servicios de pago en línea de Europa del Este GoPay (abril de 2020). El análisis de las acciones de Worldline también lo demuestra. El actual director general, Gilles Grapinet, lleva desde mayo de 2020 intentando lograr una alianza de los principales grupos de proveedores de servicios de pago digitales europeos mediante la creación de la organización paraguas EDPIA, de la que también fue presidente fundador. Actualmente, las actividades de Worldline se dividen en Servicios para Comerciantes, Servicios de Soluciones de Terminales, Servicios Financieros y Servicios de Movilidad Transaccional. En 2018, los Servicios Financieros representaron algo más del 42% de los ingresos, casi la mitad.

Source: Worldline 
Photo by Jonas Leupe on Unsplash

Los comentarios están cerrados.